Silvia Ruiz

Todavía ando fascinada con la sabiduría y la generosidad de Luis. Su sensibilidad y actitud de hacer el bien a los demás no tiene precio.

Llegué a Can Lamat con la necesidad de darle una vuelta a mi vida. No le veía el sentido, vida estresante y complicada laboral y personalmente. Estaba sin energia, triste y con ganas de ver alguna luz..
Sólo llegar me llenó una aureola de paz, vi un dragón precioso y un entorno de naturaleza fascinante, pura vida…

Fueron 5 días de conectar conmigo, con mis deseos, con la naturaleza, de la mano de Luis. Sensación de paz, de felicidad, de quererme..
En esta vida que llevamos, que corre tanto, y que hace que nos perdamos; el recuperar el saber quien soy y ser consciente en cada momento del camino que quiero seguir me llena de sentido y felicidad.

Me fui de allí sin ganas, me hubiera quedado.. Alegre y rebosante de energía para emprender cambios en mi vida, los que yo quiera.

El camino no será fácil pero lo haré y volveré a Can Lamat las máximas veces que pueda.
Justo hace 5 días que volví de casa de Luis. De momento me he plantado en mi balcón de Barcelona unos tomates cherries, un romero, un tomillo y una menta que me llevé de Can Lamat y me han regalado una gatita, Sheki ?

Y Luis sigue ahí, muy presente, acompañándome en mi nueva vida desde su paraíso. Gracias Luis

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies